Cómo cuidar tus plantas de interior

consejos plantas de interior

Consejos básicos para cuidar de tus plantas de interior

Todos somos amantes de la naturaleza, y es por ello que contar con plantas dentro del hogar a muchos les otorga un toque de alegría y vivacidad en sus áreas. En ocasiones, cuando colocamos las plantas dentro del hogar sufren percances (algunas se secan, otras no crecen), y a veces no solo depende del cuidado, sino también de otros factores.

En el siguiente texto comentaremos algunos consejos prácticos para mantener en perfecto estado nuestras plantas dentro de la vivienda.

Situaciones que pueden perjudicar a las plantas

Como mencionábamos en el párrafo anterior, existen factores que pueden incrementar el riesgo de languidez de una planta dentro del domicilio, como pueden ser la mala recepción de luz, la falta o exceso de hidratación, mala calibración de temperaturas (muy bajas o muy altas), no contar con el abono indicado, no cambiarlas de maceta cuando lo requiere, falta de humedad etc.

Cuando la planta no recibe suficiente luz o la recibe en exceso

Este es uno de los factores más importantes a tomar en consideración cuando se cuenta con plantas del hogar: la luminosidad. No todas las plantas tienen el mismo comportamiento o la misma tolerancia frente al sol, algunos soportan más (como es el caso de los cactus por su acuosidad interna), y otros no (como podrían ser la mayoría de las flores ya que sus pétalos son sumamente sensibles).

Lo recomendable es colocar las macetas cerca de ventanas, puertas, terrazas, balcones, o lugares donde exista entrada de luz y las mismas puedan realizar su proceso de fotosíntesis sin problema alguno. Cuando las plantas no reciben la luz de manera directa, tendrían la necesidad de buscarla, y es en ese punto cuando las plantas comienzan a deformar sus ramas buscando rayos solares.

La falta o el exceso de agua

Cuando las plantas se encuentran dentro del hogar deben recibir un tratamiento distinto a cuando se encuentran fuera. Las plantas colocadas en interiores necesitan menos cantidad de agua (ya que están menos expuestas al sol y sufren menos de sequía), por lo cual el riego de las mismas no necesita ser excesivo, o muy frecuente.

Sin embargo, cuando las temperaturas aumentan, tanto plantas colocadas en interiores como en exteriores sufren por las temperaturas, es por ello que debe ser más frecuente el regado durante estos tiempos.

Cuando el ambiente es muy seco

Normalmente las plantas que elegimos para interiores suelen ser tropicales, y las condiciones dentro del hogar no son precisamente las más cercanas a este tipo de clima, razón por la cual las mismas suelen sufrir y presentar síntomas como hojas con puntas secas, por ejemplo.

Lo recomendable en estos secos es realizar pulverizaciones de agua a las mismas (no se deben tocan las flores, solo las hojas).

La temperatura ideal

El estado ideal para mantener a un arbusto en buen estado seria entre los 15 y 25 grados (ya que es una temperatura equilibrada). Pero en ocasiones extremas (como por ejemplo en verano o invierno), los aires acondicionados o la calefacción pueden incidir en las mismas.

Si las plantas están sometidas a estas condiciones, la recomendación será aumentar el riego, la hidratación correcta será la respuesta a muchos problemas con nuestro jardín interno.

Más información

Comments are closed.