Viveros en Madrid dispone de una gran cantidad de variedad en árboles, arbustos, flores y plantas para poder escoger entre ellos y diseñar el  jardín perfecto para cada persona.

Además de vida vegetal, también disponemos de una gran variedad en decoración de jardines y pavimento decorativo para jardines para crear fantásticas e imaginativas composiciones únicamente delimitadas por la imaginación del cliente.

Viveros en Madrid, variedad de rosales

La primavera es la temporada perfecta para crear un jardín o para repoblar zonas de uno que ya disponga. Entre las flores que no pueden faltar en un jardín, en Viveros en Madrid destacamos los rosales.Los rosales son una planta inconfundible e indispensable en cualquier jardín ya que produce una flor reconocible en cualquier sitio y que otorga a cualquier jardín del color característico del que se haya escogido además de poder crear combinaciones de color y forma de flor para crear las composiciones que se deseen.

Existe una gran variedad de rosales de diferentes colores y que necesitan diferentes tipos de cuidados, para poder escoger el que más se adecue a su cuidador. Entre las características comunes de los rosales esta su adaptabilidad, ya que pueden crecer prácticamente en cualquier tipo de terreno. Viveros en Madrid recomienda plantarlos en primavera ya que se disfruta mucho más de su colorido, pero es una planta que aguanta bien el frio, por lo que no tendrá ningún problema cuando llegue el invierno y las posibles heladas. En cuanto al riego, se debe tener cuidado de no exceder el agua que necesita, los rosales aguantan mejor la falta de agua que el exceso de esta, por lo que es recomendable no encharcar la tierra donde esta plantado para evitar que se estropee.

Viveros en Madrid, la poda

La poda de un rosal es una tarea laboriosa, sobretodo dependiendo de las condiciones en las que esté creciendo. Si dispone de todos los nutrientes necesarios y el agua que requiere crecerá mucho más sana y por  lo tanto necesitara retirar muchas menos ramas y hojas en mal estado. Viveros en Madrid recomienda asesorarse previamente de realizar la poda del tipo de características del rosal que se adquiere y sus necesidades de poda para realizar esta tarea perfectamente. La poda se realiza normalmente a finales de enero cuando el rosal aun esta en reposo, si se cuida correctamente durante todo el año y se poda de la manera adecuada, su propietario se verá recompensado con unas flores coloridas y de olor característico que resaltan en cualquier jardín.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies